Skip to main content
All Posts By

Jannete Elgohary

Aspectos sociales de Ramadán y Eid

By Uncategorized No Comments

El mes de Ramadán es un mes de adoración en muchas formas diferentes. Para muchos de
nosotros, el Islam es una experiencia virtual debido a diversas razones. Sin embargo, no tiene
por qué ser así para todos. Para los que tenemos acceso a una comunidad musulmana, un
aspecto importante del mes de Ramadán son los aspectos sociales que fomenta. Lo vemos de
diferentes maneras:
 Tomando juntos la comida del desayuno (Ifar) – Si tienes musulmanes u otros conversos
a tu alrededor, intenta reunirte a la hora de la ruptura del ayuno y comparte la comida
con ellos. Si hay una mezquita cerca de ti que organiza desayunos comunitarios, únete a
ellos. ¡Puede que incluso hagas algunos amigos allí!
 Ser caritativo: el Mensajero Muhammad era el más generoso de los hombres y su
mayor generosidad se daba en el mes de Ramadán. Es el mes de ayudar y apoyar a los
demás. Puedes practicarlo donando a organizaciones benéficas o ayudando a los
necesitados dentro de tus posibilidades.
o Consejo: Dona una pequeña cantidad de dinero cada una de las 10 últimas noches con
el fin de haber donado en la Noche de Estatus Especial. Varias organizaciones benéficas
en línea deducen automáticamente tu cantidad especificada cada una de las 10 noches
si optas por ello.

 Las devociones rituales diarias – Si hay una mezquita cerca de ti, acude a ella para las
devociones rituales diarias y las oraciones nocturnas adicionales voluntarias. En algunos
países, después de estas devociones rituales, se comparte la comida y el té y la gente se
dedica a socializar y a convivir.
 Suplicar a Dios por los demás -Realiza súplicas por el bienestar de los demás. Este acto
puede ser una fuente de consuelo y conexión con la comunidad musulmana global. Se
anima a los musulmanes a suplicar por los demás, no sólo por sí mismos, los ángeles
suplican por quienes suplican por los demás.
 Abstenerse de todo daño – Un aspecto social importante del mes de Ramadán es
abstenerse de palabras y acciones que puedan dañar a los demás. Esta autodisciplina es
un aspecto central del viaje espiritual del mes de Ramadán.
La celebración del Eid es también un momento de felicidad para la comunidad. Vemos esto en:
 La ofrenda de la devoción ritual del Eid – Esta devoción ritual en la mañana del Eid es
una forma importante para los musulmanes de reunirse, celebrar juntos e intercambiar
saludos. Una parte importante del Eid es el sermón que se da, que incluye súplicas para
todos. Si es posible, únete a las oraciones de Eid. Es una hermosa manera de sentirte
unido a la comunidad musulmana.
 Saludar a los demás – El día de Eid es un día de celebración. Puedes participar en la
alegría de este día saludando a los musulmanes que te rodean y pidiendo a Dios que
acepte las buenas acciones de ellos y las tuyas. Llama o envía un mensaje a los
contactos musulmanes que tengas. Puedes saludar a tus compañeros musulmanes en

este día y desearles lo mejor. Los saludos del Eid comienzan después de la Salah del Eid
y continúan durante el resto del día.
 El Eid después del mes de Ramadán está marcado por una caridad que se da antes del
día del Eid. Esta caridad se da a los pobres para que tengan suficiente para comer ese
día y puedan también compartir las celebraciones. Como nuevo musulmán, puedes
participar donando en línea o a través de los centros islámicos locales.
 Ayudar a los demás: El Eid consiste en cuidarse los unos a los otros. Si conoces a alguien
que pueda necesitar compañía o ayuda, acércate a esa persona. Puede ser un vecino,
un amigo o alguien de tu centro comunitario local.
Recuerda que la esencia del mes de Ramadán se encuentra en el viaje espiritual personal y en la
conexión con Dios. Tu experiencia es válida y significativa, incluso si se observa en soledad o sin
una comunidad musulmana local. Que este mes de Ramadán sea para ti un tiempo de
acercamiento a Dios y de crecimiento.

Comprender los tiempos de ayuno en el islam: Aclarar conceptos erróneos

By Uncategorized No Comments

Como nuevo musulmán, es esencial comprender el momento correcto del ayuno.
Lamentablemente, existen algunos conceptos erróneos debido a la falsa cobertura de los
medios de comunicación y a la falta de conocimiento correcto de las prácticas islámicas.
Profundicemos en los detalles para garantizar la claridad y el cumplimiento de esta práctica
fundamental.
El comienzo del ayuno
● Fajr (Amanecer): La hora de inicio de la devoción ritual Fajr (Salah) es el comienzo del tiempo
de ayuno. El ayuno comienza en Fajr, que es la hora del alba, al romper el alba. Es el momento
en que la primera luz aparece en el horizonte, señalando el comienzo de un nuevo día. En ese
momento, los musulmanes deben dejar de comer, beber y mantener relaciones sexuales
íntimas.
● Amanecer vs. Fajr
 Concepto erróneo: Algunas personas confunden el inicio del ayuno con la salida del sol.
Sin embargo, son momentos distintos separados por más de una hora.
 Aclaración: El ayuno comienza con el Fajr, no con la salida del sol. Fajr ocurre antes de
que salga el sol, durante la fase crepuscular. La ventana horaria del Fajr termina con la
salida del sol.
● Comida antes del amanecer (Suhur): Se recomienda tener Suhur (la comida antes del
amanecer) en la última media hora antes de Fajr. Esto debería mantenerte durante todo el día.
El final del ayuno
 Maghrib (puesta del sol): El ayuno concluye en Maghrib, precisamente después de la
puesta del sol. Esta es también la hora de inicio de la devoción ritual Maghrib (Salah).

Tan pronto como el sol se pone se puede comer y beber para completar el ayuno del
día.
Conclusión
Comprender el momento correcto para ayunar es esencial para practicar este pilar del
Islam. Recuerde establecer su intención, comenzar el ayuno antes de la hora del Fajr, y
completar su ayuno puntualmente en el Maghrib. Que su ayuno sea aceptado, bendecido y
espiritualmente enriquecedor.

El papel de la perseverancia y la gratitud en las 10 últimas noches

By Uncategorized No Comments

Como nuevo musulmán, embarcarte en tu viaje espiritual puede ser a la vez emocionante y
desafiante. Las últimas 10 noches de Ramadán tienen un significado inmenso, y comprender su
importancia puede profundizar tu conexión con Dios. Exploremos cómo la perseverancia y la
gratitud pueden ayudarte durante este período.
1. El significado de las 10 últimas noches
Las últimas 10 noches de Ramadán son un momento de gran espiritualidad y bendiciones
divinas. Entre estas noches se encuentra la Noche de Estatus Especial, que es una noche que es
mejor y más alta en rango que 1.000 meses. (Corán 97:3). ¡Imagina la magnitud de las
bendiciones y el perdón disponibles durante este tiempo!
2. Perseverancia: Un Viaje Firme
¿En qué consiste?
La perseverancia (Sabr en árabe) no es simplemente soportar las dificultades; se trata de
mantener la firmeza y la confianza en Dios, incluso cuando se enfrentan a desafíos. Para los
Nuevos Musulmanes, esta resistencia es esencial a medida que se navega por las complejidades
de las prácticas islámicas que a veces pueden parecer desalentadoras.
¿Cómo pueden los nuevos musulmanes practicar la perseverancia?
 Aprende gradualmente: No te abrumes. Da pequeños pasos en el aprendizaje de los
fundamentos de la oración, el ayuno y otros actos de culto. Busca la orientación de
personas bien informadas y recursos fiables que conozcan tu situación.

 Acepta la imperfección: Entendiendo que la perfección no es la meta. Dios aprecia los
esfuerzos sinceros. Si tropiezas durante la oración o se te olvida algo, debes saber que
Dios conoce tu verdadera intención.
 Busca Apoyo: NMA está aquí para apoyarte en este viaje. Ponte en contacto con
nosotros si necesitas ayuda.
 Construye tu perseverancia: Utiliza las últimas 10 noches de Ramadán para construir tu
perseverancia. Buscar la Noche de Estatus Especial en estas últimas 10 noches requiere
mucha dedicación. Si es posible, reserva tiempo cada noche para dedicarlo a actos
devocionales. Intenta dedicar todo el tiempo que puedas sin agotarte.
 Escala: Puedes empezar con menos tiempo en la primera de las 10 noches e ir
aumentando gradualmente. La perseverancia jugará un papel importante en este
aumento gradual de tu capacidad.
3. La gratitud: Una expresión sincera
¿Qué es la gratitud?
La gratitud (Shukr en árabe) es reconocer las bendiciones de Dios y expresar un sincero
agradecimiento. Es reconocer que cada aliento, cada momento, es un regalo de Él.
¿Cómo pueden los nuevos musulmanes practicar la gratitud?
 Comienza con lo básico: Usa estas 10 noches para agradecer a Dios por todas las cosas
buenas que tienes en la vida – comida, refugio y salud. Agradécele por haberte traído al
Islam, por permitirte llegar a este Ramadán y por permitirte adorarle a Él.
 Reflexiona sobre las bendiciones: Cada noche, tómate un momento para reflexionar
sobre las bendiciones que has recibido desde que abrazaste el Islam. Tu fe, las personas

que te apoyan en línea o fuera de línea, y tu nuevo propósito en la vida son todos
regalos.
 Agradece a Dios por tus logros: La gratitud ablanda el corazón y fortalece la fe. Estas
últimas 10 noches son un buen momento para dar gracias a Dios por todo lo que has
conseguido en la vida, ya sea en el trabajo, en la vida personal o incluso en el trabajo
que hayas podido hacer este Ramadán.

Conclusión
Querido nuevo musulmán, adopta la perseverancia/resiliencia y la gratitud. Dios conoce tus
luchas y aprecia tus esfuerzos sinceros. Las últimas 10 noches son una oportunidad de oro para
acercarse a Él. Que tu viaje esté lleno de bendiciones, Entendiendo y amando.
Recuerda: No estás solo. Dios está contigo en cada paso del camino.

El rol de la caridad obligatoria (Zakat) en la justicia social

By Uncategorized No Comments

El Zakat, o caridad obligatoria, es el tercer pilar del Islam. Es un acto financiero de adoración,
por el que los musulmanes dan una devoción monetaria por amor a Dios a quienes reúnen los
requisitos para recibirla. Mediante la caridad obligatoria, el musulmán se purifica del egoísmo y
la avaricia, además de purificar su riqueza al dar parte de ella. También purifica el corazón del
receptor al fomentar la buena voluntad y el agradecimiento entre él y quienes le dan la caridad
obligatoria.
La caridad ayuda a la sociedad en general, ya que es un medio económico importante para
establecer la justicia social. Esto, a su vez, conduce a una mayor prosperidad y seguridad para
todos. En primer lugar, las caridades obligatorias garantizan que la riqueza no quede sólo en
manos de unos pocos ricos. Las caridades obligatorias redistribuyen la riqueza, especialmente
entre los más desfavorecidos.
El zakat también garantiza que los ricos asuman cierto grado de responsabilidad social. No
pueden limitarse a acumular riqueza e ignorar las necesidades de los demás y desentenderse de
la situación de los menos afortunados. Por el contrario, deben empatizar, compartir y formar
parte de las dificultades de los pobres, no sólo dando las caridades obligatorias anuales, sino
también asegurándose de que lleguen a tiempo a los destinatarios correctos. El zakat se da
anualmente. Se nos anima firmemente a dar regularmente en forma de caridad voluntaria.

Algunos de los principios fundamentales del Islam son la fraternidad, la justicia y el amor mutuo
entre los creyentes. Las caridades obligatorias garantizan esto en más de un sentido. La
combinación de actos físicos y económicos de devoción a Dios fortalece a una comunidad en su
forma de pensar y comportarse. Dios une a menudo en el Corán las devociones rituales diarias y
Las caridades obligatorias. Las devociones rituales diarias muestran sacrificio a Dios, disciplina y
ayudan a fortalecer la fe. Las caridades obligatorias muestran el sacrificio de los deseos y las
comodidades del mundo, así como la voluntad de ayudar a los demás y aliviar sus dificultades.
Las caridades obligatorias permiten que los pobres y los necesitados se sientan valorados por el
hecho de que no necesitan mendigar, sino que recibirán ayuda anualmente debido a su
pobreza y necesidad. Si nos fijamos en la vida de los discípulos del Mensajero Muhammad,
muchos de ellos eran pobres y otros ricos. Los ricos ayudaban a los pobres, tanto a través de las
caridades obligatorias como de continuos actos de caridad. A cambio, los pobres no sentían
resentimiento hacia sus hermanos más ricos. Era una comunidad de amor mutuo, fraternidad y
justicia.
Por todas estas razones, la obligación de las caridades obligatorias es tan importante en el
Islam. Es una responsabilidad que no debe descuidarse. La gente debe asegurarse de ser
meticulosa y consciente en el cálculo y seguimiento de sus caridades obligatorias, en términos
de cuándo se debe, la cantidad debida y cómo se distribuye a aquellos que tienen derecho a
recibirla. Dios dice: "Toma, Oh Mensajero, las caridades obligatorias de sus riquezas, para que
puedas purificarlos de la inmundicia de los pecados y las malas acciones, y con las que puedas
aumentar sus buenas acciones." [9:103]

Ropa adecuada para el Salah, el ritual diario de las devociones

By Uncategorized No Comments

Dios dice en el Corán: "Oh hijos de Adán, vestid bellamente en cada lugar de adoración,
y comed y bebed, pero no seáis extravagantes. En verdad, Él no ama a los extravagantes. Oh
hijos de Adán, vestid ropas limpias, puras, hermosas, que cubran vuestra desnudez cuando
realicéis las devociones rituales diarias y cuando hagáis la circunvalación de la Kaba." [7:31] Es importante y crucial aprender acerca de la vestimenta apropiada y la cobertura en el
Salah (las devociones rituales diarias obligatorias), ya que es una de las condiciones para la
aceptación de nuestro Salah. En esta breve entrada del blog, resumiremos los requisitos de la
vestimenta apropiada en la oración.
En primer lugar, la ropa que llevamos debe estar limpia. Nos reunimos con nuestro
Creador, el Señor de los Mundos, de pie ante Él. No iríamos a ver a un rey o a cualquier VIP con
un atuendo andrajoso e impuro. En segundo lugar, la ropa debe comprarse con dinero puro
(halal) y obtenerse de forma lícita. Por ejemplo, si una persona vende carne de cerdo o alcohol,
su dinero no sería puro. O si alguien roba ropa y se la pone, esto no sería aceptable para hacer
la Salah.
Al estar de pie para nuestras devociones rituales diarias, ciertas partes del cuerpo deben
estar cubiertas. Para los hombres, la ropa debe cubrir desde el ombligo hasta la rodilla, y los
hombros. Sin embargo, se recomienda cubrir más si se dispone de más ropa. En el caso de las
mujeres, debe cubrirse todo el cuerpo excepto la cara y las manos. Además, la ropa debe ser

holgada, no ajustada ni transparente. Por lo tanto, hacer la oración con vaqueros ajustados no
está bien ni para los hombres ni para las mujeres.
Los hombres deben procurar que las camisas sean lo suficientemente largas y que los
pantalones no cuelguen demasiado bajos para que, al inclinarse y arrodillarse con la cara en el
suelo, las partes del cuerpo que deben cubrirse (la parte inferior de la espalda y el trasero) no
queden al descubierto en estas posturas.
En conclusión, queremos subrayar que la Salah, la Devoción Ritual Diaria, es un
encuentro especial con Dios. Es crucial que uno preste especial atención a cubrirse
apropiadamente, sin extravagancia ni arrogancia, mientras se está presentable y profesional en
estas hermosas citas obligatorias diarias que tenemos la bendición de tener con Nuestro Señor,
el Más Generoso, el Más Misericordioso.

La Hermandad en el Islam

By Uncategorized No Comments

Dios afirma en el Corán: «Los creyentes son hermanos». [49:10] Este pasaje es el fundamento del concepto de hermandad en el Islam. Dios recuerda a los discípulos del Mensajero Muhammad su favor sobre ellos y cómo Él unió sus corazones, «Recordad las bendiciones de Dios sobre vosotros cuando erais enemigos antes del Islam, luchando entre vosotros por la más mínima razón, y Él unió vuestros corazones a través del Islam, de modo que os hicisteis hermanos en vuestra fe a través de Su gracia.» [3:103]

La hermandad en el Islam consiste en amar a los creyentes por amor a Dios, tratarlos con amabilidad y respeto, y aconsejarlos y cooperar con ellos en la obediencia y los mandatos de Dios. El Mensajero Muhammad dijo: «Ninguno de vosotros cree verdaderamente hasta que ama para su hermano musulmán lo que ama para sí mismo». También dijo: «No os odiéis, ni os envidiéis, ni os apartéis unos de otros. Más bien, sed como hermanos, siervos de Dios. No es lícito a un musulmán abandonar a su hermano durante más de tres días».

Es este sentido del amor y la hermandad el que Dios menciona en Corán 3:103 y el que el Mensajero Muhammad inculcó en sus discípulos. Debemos cuidarnos los unos a los otros, sentir el dolor y compartir la alegría. El Mensajero Muhammad nos dijo que, como musulmanes, tenemos derechos los unos sobre los otros. Hay muchos derechos que los musulmanes tienen los unos sobre los otros. Entre esos derechos está el de responder al saludo de otro, responder a su invitación, suplicar por ellos cuando estornudan, darles consejo sincero cuando lo solicitan, visitarlos cuando están enfermos y seguir su cortejo fúnebre cuando mueren. El Mensajero Muhammad dijo: «El ejemplo de los creyentes en su amor y compasión mutuos es como el ejemplo de un solo cuerpo. Si una parte de él siente dolor, el resto del cuerpo es invadido por la fiebre y el insomnio».

Si otro musulmán comete un daño o una opresión, debemos hacer todo lo posible por detenerlo de una manera sabia que no conduzca a un daño mayor. Cuando otros musulmanes del mundo sufren, debemos suplicar a Dios y pedirle Su ayuda y asistencia. Debemos hacer lo que podamos por los demás, ayudándoles económicamente en obras de caridad, o proporcionándoles asistencia médica. Si tenemos la capacidad de presionar en su favor y concienciar sobre su difícil situación, debemos hacerlo lo mejor que podamos.

Es esta hermandad la que perdurará y será recompensada el Día del Juicio Final. Dios afirma: «Los que se hacen amigos por la incredulidad y el desvío serán enemigos entre sí el Día del Juicio, excepto aquellos que son conscientes de Dios cumpliendo Sus mandamientos y absteniéndose de lo que Él ha prohibido. Su amistad es eterna y no se romperá». [43:67]

Islam – La única fe monoteísta válida

By Uncategorized No Comments

El islam es la única fe monoteísta válida. El monoteísmo es la doctrina o creencia de que
sólo existe un Dios. Muchas religiones afirman ser monoteístas. El islam es excepcional. El
monoteísmo del islam es radical porque no sólo enseña que sólo hay un Dios. Todos los demás
dioses se consideran dioses falsos. La creencia en el Único Dios no es suficiente para la
salvación. El islam es la devoción exclusiva al Único Dios Verdadero. No es simplemente una
creencia abstracta. En el islam, Dios no tiene iguales ni socios, ni hijos, ni cónyuge. Ningún
mensajero o ángel es similar o igual a Dios. El Islam consiste en someterse a los mandatos de
Dios y atenerse y seguir las leyes de Dios, reveladas a Sus Mensajeros y en Sus divinas
escrituras.
Si tomamos el cristianismo como ejemplo de otra religión que suele describirse como
monoteísta, podemos ver grandes diferencias entre ella y el Islam. El cristianismo enseña que
Dios es uno y que Jesús es el hijo de Dios, una parte de la trinidad. En el cristianismo, Jesús es
la figura central, pues se le considera Dios, Señor y Salvador, que murió en la cruz por los
pecados de la humanidad. El Islam rechaza la posibilidad de que Dios tenga un hijo o se encarne
en unhumano. Tales creencias se consideran desviaciones fundamentales del concepto único
de launicidad absoluta de Dios.
El rechazo de la noción de que Dios tenga un hijo está arraigado en varios principios
clave
dentro del Islam:

1. Unicidad de Dios: El islam hace énfasis en la unicidad absoluta de Dios, sin socios,
iguales ni descendientes. El concepto de que Dios tenga un hijo se considera una violación de
este principio básico, ya que implica una división dentro de la unidad divina.
2. Naturaleza increada y eterna de Dios: El Islam afirma que Dios es eterno,
autosuficiente e increado. La idea de tener un hijo implica un proceso de reproducción, lo que
contradice el concepto de la naturaleza eterna de Dios.
3. Rechazo de la humanización de Dios: El Islam rechaza firmemente cualquier
representación antropomórfica de Dios. La noción de que Dios tenga un hijo o se encarne se
percibe como una humanización de lo divino, atribuyendo cualidades y relaciones humanas al
Creador, lo que es incoherente con la trascendencia de Dios.
El concepto de una muerte sacrificial por los pecados de los demás está más cerca de
los rituales paganos que de una enseñanza del Dios Único y Verdadero. Dios es justo y
equitativo. No oprime ni agravia a nadie. Dios no pide cuentas a las personas por los pecados de
los demás, y mucho menos las castiga por ello. Para castigar a Su propio hijo, o a Sí mismo,
como se afirma, sería peor, a pesar de que un dios poder morir muestra una debilidad
inherente a ese dios, y por tanto también es problemático.
Dios nos creó a todos como iguales. No hizo a unos por encima de otros ni les concedió
a algunos un estatus especial en virtud de su linaje o de la religión de sus antepasados, como
hacen otras religiones llamadas monoteístas como el judaísmo. El Islam enseña que la única
virtud que se alcanza es aquella que una persona obtiene mediante la fe personal, la piedad y la
buena conducta. Sobre esta base Dios juzgará a la persona y la recompensará o castigará en
consecuencia.

El Islam enseña la creencia en todos los mensajeros elegidos por Dios y en las escrituras
reveladas. Todos ellos llamaban a la adoración exclusiva de Dios y ordenaban a la gente que
siguiera sus instrucciones y leyes de Dios, adhiriéndose a las enseñanzas y a los ejemplos vividos
por los mensajeros.

Dios dice: "Recuerda que Dios se dirigirá a Jesús hijo de María el Día de la Resurrección y le
preguntará si dijo a la gente que le adorara a él y a su madre además de a Dios. Jesús
responderá
declarando la pureza de Dios: 'No me pareció bien decirles otra cosa que la verdad. Si hubiera
dicho eso Tú lo sabrías, porque nada se te oculta. Tú sabes lo que guardo oculto en mi interior,
pero no sé lo que hay en Ti. Tú eres el único que sabe todo lo oculto y todo lo aparente". Jesús
dirá a su Señor: 'Yo sólo dije a la gente lo que Tú me ordenaste que les dijera: que te adoraran
sólo a Ti. Mientras permanecí entre ellos vigilé lo que decían y hacían. Cuando mi mandato
terminó y fui elevado al cielo con vida, Tú, oh Señor, vigilabas sus acciones. Tú eres
eres testigo de todo y nada se te oculta; por eso sabes lo que les dije y lo que dijeron después
de mí». [5:116-117] En conclusión, la doctrina monoteísta del islam destaca como una afirmación distinta y
completa de la unicidad absoluta de Dios. A diferencia de otros credos que afirman
monoteísmo, el islam va más allá del reconocimiento de una deidad singular; proclama la
devoción exclusiva al Único Dios Verdadero rechazando la noción de cualquier igual, socio o
descendiente. El rechazo de las representaciones antropomórficas de Dios, la insistencia en la
naturaleza eterna de Dios, y la firme negación del concepto de que Dios tenga un hijo son

principios del Islam. Se establece un agudo contraste con el cristianismo, donde la idea de la
trinidad y la muerte sacrificial de Jesús por los pecados de la humanidad difieren
fundamentalmente de las enseñanzas islámicas.
El islam hace énfasis en la igualdad entre todos los individuos, refutando cualquier noción de
estatus especial basado en el linaje o la religión ancestral. El islam reconoce y respeta a todos
los
mensajeros elegidos por Dios y las escrituras reveladas, haciendo hincapié en el mensaje
unificado de adorar sólo a Dios según Sus términos y condiciones exclusivamente.

La llamada a la oración (Athan)

By Uncategorized No Comments

La llamada a la oración es el anuncio que se hace antes de cada una de las cinco
devociones rituales diarias. Significa que ha comenzado la hora de la Salah. Suele darse en las
mezquitas para anunciar el comienzo del tiempo de oración e invitar a los creyentes a asistir a
la congregación. Puede pronunciarse en cualquier lugar donde un musulmán desee realizar la
Salah obligatoria, sin limitarse a la mezquita. En árabe, la palabra athan significa «proclamar».

La llamada a la oración se introdujo en la comunidad musulmana tras la migración del
Mensajero Muhammad a Medina. La práctica del Islam se hizo pública por primera vez después
de haber permanecido en la clandestinidad en La Meca durante trece años debido a la
persecución. Una de las primeras cosas que hicieron los musulmanes una vez que el Mensajero
llegó a Medina fue construir una mezquita para que los musulmanes pudieran reunirse a
ofrecer sus devociones rituales diarias en congregación.Sin embargo, se dieron cuenta de que necesitaban una forma de convocar a la gente a las devociones rituales diarias. Era una época anterior a la invención de los relojes. El Mensajero Muhammad pidió sugerencias a sus discípulos. Algunos sugirieron una campana
como la que usaban los cristianos y otros un cuerno como el de los judíos. El Mensajero
Muhammad no aprobó ninguna de estas sugerencias, ya que el Islam enseña a sus seguidores a
ser distintos en sus devociones religiosas y a no imitar a los demás.

Esa noche, un discípulo llamado Abdullah ibn Zayd tuvo una visión en sueños en la que
un hombre se le acercaba y le enseñaba las frases que debía pronunciar en una llamada en voz
alta antes de la hora de cada devoción ritual diaria. Por la mañana, Abdullah transmitió su
sueño al Mensajero Muhammad. El Mensajero Muhammad aprobó estas afirmaciones, ya que
el sueño era una visión verídica, y las palabras se hicieron oficiales. El Mensajero le dijo que
enseñara las palabras a Bilal, un converso precoz de África Oriental, que tenía una voz más
fuerte y melodiosa. Bilal hizo el anuncio y se convirtió en el primer hombre en hacer la llamada
a la oración. Una vez hecho el anuncio, se supo que el sueño fue visto por múltiples creyentes
como confirmación de su veracidad y origen divino.

La llamada a la oración abarca todo lo esencial de la fe islámica en pocas palabras:
1. Comienza proclamando la grandeza y la gloria del Único Dios Verdadero.
2. Atestigua la Unicidad de Dios y Su derecho exclusivo a la adoración y la obediencia absoluta.
3. Niega todos los dioses falsos y la adoración de todo lo que no sea Dios.
4. Atestigua que Muhammad es el Mensajero de Dios.
5. Anima a la gente a acudir a uno de los mayores pilares del Islam: las devociones rituales
diarias.
6. Invita a las devociones rituales diarias y las equipara con la prosperidad, la salvación y el
éxito.
Hay muchas recompensas y virtudes de hacer la llamada a la oración, incluyendo:
● Es muy gratificante y aleja del mal y del demonio.
● Los que llaman al athan tendrán los cuellos más largos el Día del Juicio Final. Esto puede
significar:

o Que serán líderes en ese día, ya que los árabes describen a sus líderes con cuellos
largos para que sean visibles a los demás y puedan ser vistos por ellos.
o Serán los que más esperan la misericordia de Dios, ya que una persona estira el cuello
para ver lo que busca.
o Serán más altos que los demás el día en que toda la humanidad esté junta.
● El que llama a la oración hará que todo en la creación que escuche su llamada testifique a su
favor en el Día del Juicio Final.
● El Mensajero Muhammad describió al llamador como responsable, ya que se le ha
encomendado llamar a la gente a sus devociones rituales diarias y anunciar la hora de inicio del
ayuno y la finalización del mismo.
El que hace la llamada tiene que ser un varón, ya que las mujeres no deben gritar ni
levantar la voz, pues va en contra de las normas de modestia. El que llama suele mirar en
dirección a La Meca y luego hace la llamada en voz alta y melodiosa. Suele colocarse las manos
sobre las orejas o los dedos índices en los oídos. Cuando se oyen las palabras, se recomienda
repetirlas en secuencia. Una vez finalizada la llamada, se recomienda hacer ciertas súplicas,
entre ellas pedir a Dios que bendiga y honre al Mensajero Muhammad, y rezar lo siguiente:
"Oh Dios, Señor de esta llamada completa, y de la invitación, y de las devociones rituales
diarias prescritas establecidas, concede a Muhammad los medios, y el lugar más virtuoso y
elévale a la posición loable que Tú le has prometido."

Lazos familiares en el islam

By Uncategorized No Comments

En el islam se hace mucho hincapié en los lazos familiares y en toda la institución de la
familia. La familia es una unidad que debe basarse en los principios de la fe, el amor y la
búsqueda de la complacencia de Dios. La familia basada en la fe ayuda a la persona en esta vida
y en la otra. Dios dice: «Dios es quien os ha dado esposas de entre vosotros, y a través de ellas
os ha dado hijos y nietos y os ha provisto de bienes». [17:72] El mensajero Muhammad nos
informó de que después de la muerte, las oraciones de los hijos justos siguen beneficiando a los
padres.

La familia en el islam comienza con el matrimonio entre un hombre y una mujer
creyentes. Los musulmanes sólo deben casarse con musulmanes. La perspectiva debe ser casta
y modesta. Esto también procede de los favores de Dios, como dice en el Corán: «Otro de Sus
signos es que creó esposas de entre vosotros para que viváis con ellas en tranquilidad: ordenó
el amor y la bondad entre vosotros. Verdaderamente hay signos en esto para los que
reflexionan». [30:21] El mensajero Muhammad nos animó a elegir cónyuges que valoren su fe y
quieran complacer a Dios.

Un esposo y una esposa que construyen su familia sobre la fe en Dios, el amor mutuo y
el respeto tendrán una unidad fuerte. El mensajero Muhammad nos animó a tener hijos y a
educarlos en la fe adecuada y en un carácter recto y decente. A lo largo de la historia de la
humanidad, los hijos han sido considerados beneficiosos por múltiples razones. Cuidar de sus
padres en la vejez y proporcionar a sus padres el sentimiento de orgullo de tener una descendencia. Los hijos también son beneficiosos para la fe y el camino espiritual de cada uno,
cuando se cumple con responsabilidad el papel de padre. Por eso es tan importante una
paternidad buena y profética. Cuando el marido y la mujer buscan complacer a Dios, trabajan
duro en sus diferentes roles dentro de la familia y crían buenos hijos, Dios bendice sus
esfuerzos.

Se anima a los padres musulmanes a enseñar a sus hijos sobre Dios, el rito de adoración,
la fe y otros asuntos importantes desde una edad temprana. La enseñanza debe realizarse
mediante el modelado de un comportamiento adecuado. Se dice a los padres que introduzcan
el rito de adoración y la devoción a Dios a sus hijos de forma gradual para ayudarles a formar
buenos hábitos y modales en la adoración. Se nos pide que enseñemos a nuestros hijos a tener
buena conducta y modales y a conocer diferentes protocolos que necesitan en la vida personal
y pública, desde respetar a los mayores hasta comer y beber. Si este proceso se lleva a cabo
correctamente, los padres se benefician, ya que reciben una recompensa de Dios cada vez que
uno de sus hijos realiza una buena acción. Los hijos también se benefician porque forman parte
de la siguiente generación que un día formará sus propios lazos matrimoniales y familiares.
Dios dice: «En cuanto a los que creen y cuyos descendientes les siguen en la fe, elevaremos a
sus descendientes a su rango, sin descontar nada de la recompensa de sus obras. Cada persona
cosechará sólo lo que haya sembrado». [52:21]

Los lazos familiares en el islam no se limitan a padres e hijos, la familia nuclear, sino que
se extienden más allá. Dios nos ordena unir los lazos de parentesco y de sangre. Una de las
primeras órdenes que dio el mensajero Muhammad cuando llegó a la ciudad de Medina fue
unir los lazos de parentesco. Dios vincula la fe con los lazos familiares en el Corán: «Es muy probable que si os apartáis de tener fe en Dios y de seguirle, haréis mal en la tierra con la
incredulidad y los pecados, y cortaréis los lazos familiares, como solíais hacer en el período de
la ignorancia (antes de que descendiera el Corán)». [47:22]

Con todo lo anterior, debería quedar suficientemente claro que la familia ocupa un lugar
importante en el islam. Si la unidad familiar agrada a Dios y posee buen carácter y conducta,
otras familias del vecindario y la comunidad se verán influenciadas positivamente. Es como un
efecto dominó cuando numerosas familias son así y, en última instancia, la sociedad se
beneficia y se reforma. Los fuertes lazos familiares disminuyen el comportamiento antisocial y
la delincuencia y crean una comunidad en la que los miembros se ayudan mutuamente.

¿Qué nos enseña el Corán?

By Uncategorized No Comments

El Corán es la última palabra de Dios a la humanidad. Contiene todo lo que los seres
humanos necesitan para adorar a Dios y vivir una vida buena y plena mientras se preparan para
su vida en el Más Allá. Para ello, el Corán nos enseña los temas más importantes que debemos
conocer.

El Corán se centra en gran medida en el establecimiento de creencias adecuadas. Sin la
creencia correcta en el Único y Verdadero Dios, no habrá éxito final. Dios nos dice que
reflexionemos sobre los signos que ha puesto para nosotros. Los signos en el universo, en
nuestra propia creación y en nuestros cuerpos, y en los ciclos vitales que vemos a nuestro
alrededor. Dios se describe a Sí mismo ante nosotros mencionando Sus nombres y atributos, ya
que éstos nos permiten amarle, reverenciarle y adorarle mediante la gratitud y la obediencia.
Esto crea en nosotros un sentido de conciencia de Dios que garantiza que nuestra creencia en
Dios esté arraigada en el corazón y sea coherente en público y en privado.

Dios también nos habla de la realidad de la muerte y de la vida después de la muerte.
Mediante la creencia en el Día del Juicio, sabemos que todo lo que hagamos en esta vida será
cuestionado y juzgado por Dios y que tendremos que rendir cuentas. Nadie puede escapar al
Juicio Divino. Dios nos habla de Satanás y de sus tramas malignas para que seamos conscientes
de ellas y aprendamos a protegernos de ellas. Dios también menciona otros sistemas de
creencias y religiones creadas por el hombre y sus falsedades y contradicciones.

El Corán se centra en historias de las naciones del pasado, de los Mensajeros de Dios y
de sus seguidores y adversarios. Las historias abarcan numerosos incidentes de la vida del
Mensajero Muhammad. Estas historias contienen lecciones, moralejas y principios. Por
ejemplo, la historia puede tratar de las luchas que tuvo un Mensajero de Dios con su familia o
su salud. La historia nos contará las características que mostró el Mensajero y la forma en que
superó esa dificultad y prueba. Esas lecciones se aplican a cualquiera que se encuentre en una
situación similar.

El Corán habla de leyes y mandamientos. Son las obligaciones que Dios nos ha impuesto,
como en la adoración ritual, los parámetros en las transacciones financieras y las normas
familiares. Esto permite a los musulmanes comportarse de la manera más agradable a Dios y
beneficiosa para los demás. Estos mandamientos también contienen prohibiciones de actos
perjudiciales como el aborto, el asesinato y el robo, o de vicios que dañan a la persona como la
fornicación, la sodomía, el adulterio, la bebida y el juego.

El Corán habla del desarrollo del carácter. Nos anima a incorporar atributos buenos y
nobles que nos ayuden a protegernos de Satanás y, al mismo tiempo, nos beneficien a nosotros
mismos y a los demás. Se trata de cualidades como el recuerdo de Dios, ser honesto y amable,
ser misericordioso con los demás, la generosidad e ignorar a los insensatos. También se incluye
lo contrario: características que son malas y perjudiciales, como ser avaro, mentir y engañar.
De forma similar al último punto, el Corán también se centra en el desarrollo espiritual del
carácter. Esto incluye acciones que son internas y proceden del corazón. Por ejemplo, amar a
Dios, confiar en Él, esperar Su recompensa y temer Su castigo. Asimismo, también se destacan
las características espirituales perjudiciales, como la ira, los celos y el orgullo.

El Corán ofrece a la humanidad una guía completa y sana a través de los temas y
asuntos que aborda. El Camino de la Salvación consiste en aplicar el Corán en la propia vida
para ganarse el favor de Dios y tener éxito en esta vida y en la otra.