No todas las oraciones son válidas

By Uncategorized No Comments

No todas las oraciones son válidas, ni serán concedidas

 

Orar a Dios y pedirle que nos conceda nuestros deseos y lo que necesitamos es uno de los mayores actos de adoración. Es un acto de adoración que Dios ama y que es altamente recomendado en el Corán y por el Mensajero Muhammad. Sin embargo, no todas las oraciones son válidas, ni necesariamente serán concedidas. En este blog, exploraremos algunas de las razones de esto.

Oraciones inválidas

Hay una serie de razones que pueden hacer que las oraciones sean inválidas, incluyendo:

Ganancias inadmisibles: riqueza que no se obtiene de medios puros o que se obtiene por medios islámicamente ilegales. La comida, bebida y ropa que compramos con dicha riqueza es una de las razones por las que nuestras súplicas son rechazadas.

Hacer peticiones inadmisibles o pedir un mal o un daño para uno mismo o para los demás: orar a Dios y pedirle algo que le es desagradable es una de las razones por las cuales dicha petición puede ser rechazada. Por ejemplo, pedirle que nos ayude a romper nuestros lazos de parentesco familiar.

Pecados: desobedecer a Dios a veces puede actuar como una barrera que impide que nuestras oraciones sean respondidas.

Ser desatento – el Mensajero Muhammad nos informó que Dios no acepta las oraciones que vienen de un corazón descuidado.

Cómo se conceden las oraciones

Todo musulmán que está haciendo todo lo posible y ora sinceramente a Dios, encontrará una respuesta. Sin embargo, la respuesta puede no ser necesariamente lo que esperan. El Mensajero Muhammad nos informó que Dios contesta nuestras oraciones en una de tres maneras:

Dios nos da lo que pedimos, esto significa que Dios aceptó nuestras oraciones y nos dio lo que queríamos en nuestra vida.

Dios no nos concede lo que pedimos, pero nos dará la recompensa de nuestra súplica en el Más Allá.

Dios no concede nuestra oración, pero nos quita un daño que igual nos habría sucedido si hubiese concedido nuestra súplica, de tal manera que la oración es una forma de protección.

Recuerde, Dios es El Todo Conocedor y El Infinitamente Sabio. Si Dios elige no darnos algo, se debe a que Él sabe que no es lo mejor para nosotros. Sin embargo, las oraciones nunca se pierden; la recompensa de esas oraciones será preservada y ciertos daños que desconocemos serán eliminados de nuestras vidas.

Por lo tanto, nunca desistas de orar a Dios tan a menudo como puedas. Cuando los discípulos del Mensajero Muhammad escucharon las tres formas en que Dios responde a nuestras oraciones, declararon que orarían aún más. El Mensajero Muhammad respondió que la generosidad de Dios siempre será mucho mayor que nuestras oraciones.