Objetivos del ayuno

By Uncategorized No Comments

Objetivos del ayuno

 

El ayuno tiene una serie de metas y objetivos vitales para los musulmanes. El mes de Ramadán es un tiempo de disciplina y entrenamiento para el creyente, y muchas de las lecciones y beneficios aprendidos durante este mes deben ser aplicadas durante los siguientes once meses.

  • Alcanzar la conciencia de Dios y fomentar la piedad – El ayuno nos ayuda a fomentar la piedad hacia los demás. Una persona que ayuna se abstiene de comer, beber y tener relaciones íntimas, todo esto con el fin de agradar a Dios. Podría esconderse para comer y beber, pero no lo hace, ya que es consciente de que Dios lo ve todo. Dios dice, “¡Oh, creyentes! Se les prescribe el ayuno al igual que les fue prescrito a quienes los precedieron para que alcancen la piedad.” [2:183]

 

  • Glorificar a Dios – Ramadán es un mes de adoración. Los musulmanes no solo ayunan, sino que el ayuno debe motivarlos a adorar a Dios de otras maneras. En particular, glorificamos a Dios por habernos guiado a Su adoración. Dios dice: “En el mes de Ramadán fue revelado el Corán como guía para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio. Quien presencie la llegada de [la Luna nueva de] el mes deberá ayunar, pero quien esté enfermo o de viaje [y no ayune] deberá reponer posteriormente los días no ayunados y así completar el mes. Dios desea facilitarles las cosas y no dificultárselas; alaben y agradezcan a Dios por haberlos guiado.” [2:185]

 

  • Ser agradecidos con Dios – El ayuno nos permite apreciar las muchas bendiciones que Dios nos da. A menudo damos por hecho que tendremos cosas como comida y agua, y a la vez somos plenamente conscientes de que hay muchos en el mundo que no siempre disfrutan de estas bendiciones. Fácilmente podríamos estar en su situación. También damos gracias a Dios por Sus bendiciones de fe y guía, y por habernos permitido conocer el Corán y al Mensajero Muhammad. Dios dice acerca del ayuno, “…para que le des gracias a Dios por guiarte a esta religión que Él ha aprobado para ti.” [2:185]

 

  • Nuestro lado espiritual y nuestro carácter – Así como entrenamos nuestros cuerpos y nos abstenemos de disfrutar de la comida y la bebida durante las horas de ayuno, también debemos entrenarnos para abstenernos de los pecados y de lastimar a los demás. Con el aumento de la fe y la piedad, debe también haber un aumento en el buen carácter y una moral superior. Los musulmanes deben siempre abstenerse de perder los estribos o dañar a otros, especialmente durante el ayuno.

Los Meses del Calendario Lunar Islámico (Hijri) 

By Uncategorized No Comments

Los Meses del Calendario Lunar Islámico (Hijri)   

 

Hay 12 meses en el año islámico:

Los nombres de estos meses se remontan a los tiempos antes de la revelación del Corán. Fueron nombrados por los árabes en función de las estaciones y condiciones climáticas, y las condiciones de sus vidas.

Mes 1 – Muharram – El significado literal es sagrado. Se dice que los árabes lo nombraron así ya que estaba prohibida la lucha, la guerra y la matanza durante este mes.

Mes 2 – Safar – El significado literal es vaciar o ponerse pálido. Este era el mes en que los árabes a menudo salían de casa en busca de alimentos y provisiones, o para pelear guerras y, a veces, para escapar del calor intenso.

Mes 3 – Rabi al-Awwal – El significado literal es la primera primavera. Este fue el primer mes de primavera, y por lo tanto, fue llamado así.

Mes 4 – Rabi al-Akhir – Este era el segundo y último mes de primavera, y por lo tanto, fue nombrado el final de la primavera.

Mes 5 – Jumada al-Uwla – Jumada significa volverse sólido. Se dice que este mes fue nombrado así en el invierno cuando el agua se congelaba en el desierto frío.

Mes 6 – Jumada al-Akhirah – Al igual que el mes anterior, este fue una extensión de la estación fría de invierno, y por lo tanto, fue nombrado de la misma manera.

Mes 7 – Rajab – Este mes viene de la palabra que significa honrar. Los árabes honraban este mes como sagrado y, por lo tanto, prohibían luchar durante este tiempo.

Mes 8 – Sha’ban – Después de Rajab, los árabes se dispersaban en este mes para participar en la lucha de nuevo, por lo que se llamó Sha’ban, que significa dispersarse.

Mes 9 – Ramadan – Este nombre proviene de la palabra raíz que denota el significado de calor intenso y sed. Este mes generalmente ocurría en medio del verano.

Mes 10 – Shawwal – Es decir, abundancia de leche de camello. Este era el mes en el que el ganado y los camellos producían mucha leche.

Mes 11 – Thul-Qa’dah – El significado literal es el mes de estar sentado.  Los árabes también honraban este mes y prohibían luchar durante este tiempo.

Mes 12 – Thul-Hijjah – El significado literal es el mes de la peregrinación, ya que la peregrinación tiene lugar durante este mes.

No todas las oraciones son válidas

By Uncategorized No Comments

No todas las oraciones son válidas, ni serán concedidas

 

Orar a Dios y pedirle que nos conceda nuestros deseos y lo que necesitamos es uno de los mayores actos de adoración. Es un acto de adoración que Dios ama y que es altamente recomendado en el Corán y por el Mensajero Muhammad. Sin embargo, no todas las oraciones son válidas, ni necesariamente serán concedidas. En este blog, exploraremos algunas de las razones de esto.

Oraciones inválidas

Hay una serie de razones que pueden hacer que las oraciones sean inválidas, incluyendo:

Ganancias inadmisibles: riqueza que no se obtiene de medios puros o que se obtiene por medios islámicamente ilegales. La comida, bebida y ropa que compramos con dicha riqueza es una de las razones por las que nuestras súplicas son rechazadas.

Hacer peticiones inadmisibles o pedir un mal o un daño para uno mismo o para los demás: orar a Dios y pedirle algo que le es desagradable es una de las razones por las cuales dicha petición puede ser rechazada. Por ejemplo, pedirle que nos ayude a romper nuestros lazos de parentesco familiar.

Pecados: desobedecer a Dios a veces puede actuar como una barrera que impide que nuestras oraciones sean respondidas.

Ser desatento – el Mensajero Muhammad nos informó que Dios no acepta las oraciones que vienen de un corazón descuidado.

Cómo se conceden las oraciones

Todo musulmán que está haciendo todo lo posible y ora sinceramente a Dios, encontrará una respuesta. Sin embargo, la respuesta puede no ser necesariamente lo que esperan. El Mensajero Muhammad nos informó que Dios contesta nuestras oraciones en una de tres maneras:

Dios nos da lo que pedimos, esto significa que Dios aceptó nuestras oraciones y nos dio lo que queríamos en nuestra vida.

Dios no nos concede lo que pedimos, pero nos dará la recompensa de nuestra súplica en el Más Allá.

Dios no concede nuestra oración, pero nos quita un daño que igual nos habría sucedido si hubiese concedido nuestra súplica, de tal manera que la oración es una forma de protección.

Recuerde, Dios es El Todo Conocedor y El Infinitamente Sabio. Si Dios elige no darnos algo, se debe a que Él sabe que no es lo mejor para nosotros. Sin embargo, las oraciones nunca se pierden; la recompensa de esas oraciones será preservada y ciertos daños que desconocemos serán eliminados de nuestras vidas.

Por lo tanto, nunca desistas de orar a Dios tan a menudo como puedas. Cuando los discípulos del Mensajero Muhammad escucharon las tres formas en que Dios responde a nuestras oraciones, declararon que orarían aún más. El Mensajero Muhammad respondió que la generosidad de Dios siempre será mucho mayor que nuestras oraciones.